tricicle logo

castellano
català
english

Accés
Usuaris
Enregistrats

donde estoy? on estic?  »  canal Carles  »  

ARTICLES PRENSA


Carles Sans - Articulos Prensa

Bio Carles Sans
Balls del Mon
Hotel Room

  11 Jul. 2019
  11 Jul. 2019
  20 Jun. 2019
  14 Jun. 2019
  30 May. 2019
  15 May. 2019
  15 Apr. 2019
  18 Mar. 2019
  28 Feb. 2019
  30 Nov. 1999

  19 Jul. 2019
  21 Jun. 2019
  07 Jun. 2019
  24 May. 2019
  10 May. 2019
  26 Apr. 2019
  12 Apr. 2019
  29 Mar. 2019
  15 Mar. 2019
  01 Mar. 2019

  04 Aug. 2019
  18 Jul. 2019
  25 Jun. 2019
  14 Jun. 2019
  31 May. 2019
  15 May. 2019
  06 May. 2019
  25 Apr. 2019
  15 Apr. 2019
  30 Nov. 1999



Carles Sans - Articulos Prensa


Rate this Article Clic aqui si
t'agrada això

47 Estrelles
Valoracion
Clic aqui per
deixar un comentari




A los ídolos mejor no conocerles   11 Jul. 2018

UNA DE las cosas que conlleva mi maravillosa profesión es la de contar con un público que siente admiración hacia el trabajo que realizas. Es muy halagador. El efecto escenario, o el  efecto pantalla de televisión o de cine, contribuye a enfatizar el trabajo y la figura del individuo que en ella aparece. Ser actor es siempre una atracción que te confiere cierta aura de persona especial. Pero no tiene por qué. No sé dónde leí que lo mejor es no conocer  nunca a un ídolo en persona, ya que en la distancia corta muchos pierden el encanto que el fan les ha atribuido en su imaginación. Eso nos ha pasado a todos, incluso a Adele, la cantante británica que llegó a confesar que le había decepcionado mucho conocer a Damon Albarn, el cantante de Blur, por el que había sentido una gran admiración.

En nuestro caso, me refiero a Tricicle, el tipo de admirador que tenemos nada tiene que ver con el de los cantantes o los artistas de cine: nuestra gente es normal, se presenta con mucha educación y expresa su admiración por nuestro trabajo con mucho cariño. Eso es una gozada y nunca me cansaré de agradecer a todo aquel que por la calle o donde sea me confiesa su admiración por el grupo. Sin embargo, a veces, hay alguno que no mide bien el grado de familiaridad que debe utilizar a la hora de aproximarse y, personalmente, he vivido situaciones algo incómodas y graciosas a la vez. Recuerdo una vez que salía con prisa de la representación, llegaba tarde a una cita, y una señora me interceptó el paso a las puertas del teatro y con voz grave y cierta suficiencia me dijo «no corras tanto, no corras tanto…», a la vez que con su mano agarraba mi brazo con la fuerza de una tenaza. Me detuve, me tendió un papelito y me dijo: «Anda, firma aquí...». Dicho con la misma displicencia que la frase anterior. Por dentro me sentí algo incómodo porque su tono advertía mucha desgana y una enervante prepotencia. Le cogí el papel y el bolígrafo y me esforcé por esbozar una sonrisa mientras le dedicaba el autógrafo. Mientras yo escribía ella me miraba fijamente, y de repente, con voz lastimera me suelta: «¡Hay que ver lo mayor que te has hecho...!». Hombre, hasta ahí podíamos llegar, pensé; yo puedo soportar cualquier observación mientras sea educada, pero entenderá el lector, sobre todo si está en una franja en la que uno se vuelve muy susceptible con lo de la edad, que ciertas impertinencias no hay que dejarlas pasar. Así que me la miré y saqué el cabroncete que anida en mí, y le dije: «Sí, es verdad; yo he envejecido y usted ha engordado muchísimo…». La señora era, digamos… fuerte. Ante mi respuesta me miró otra vez, y si las miradas matasen yo estaría acribillado por la suya. Me arrebató el papel de mis manos y se marchó ofendidísima. Desde aquí, y si es que la señora lee este artículo, me disculpo con ella, pero debo aconsejarle que a quien le pida un autógrafo, en principio, no le toque aquello que no suena, porque, al fin y al cabo ¿Qué sentido tiene denigrar a quien supuestamente admiras?

Por el contrario, tenemos una fan que desde hace años nos sigue a una gran parte de los teatros de España. Suele comprar fila 1 y la butaca del pasillo y ríe con cada uno de los gags como si fuera la primera vez que los ve. Es una mujer encantadora a la que el hecho de habernos conocido personalmente no le ha decepcionado. Al menos todavía. Siempre hay excepciones.




0 Comentaris



CURTMETRATGES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÈ ESTIC FENT ARA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Utilitza les fletxes per navegar i fes clic a la imatge per accedir a la pàgina corresponent.

     COMPARTEIX AQUESTA PÀGINA

   VOLS DEIXAR UN COMENTARI?
Si estàs enregistrat amb tricicle.com, escriu el teu email i contrasenya per deixar un comentari. Si no estàs enregistrat, enregistra't ara!

Aqui el teu email
i aqui la contrasenya

» Has oblidat la contrasenya?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com