tricicle logo

castellano
català
english

Accés
Usuaris
Enregistrats

donde estoy? on estic?  »  canal Carles  »  

ARTICLES PRENSA


Carles Sans - Articulos Prensa

Bio Carles Sans
Balls del Mon
Hotel Room

  11 Jul. 2019
  11 Jul. 2019
  20 Jun. 2019
  14 Jun. 2019
  30 May. 2019
  15 May. 2019
  15 Apr. 2019
  18 Mar. 2019
  28 Feb. 2019
  30 Nov. 1999

  19 Jul. 2019
  21 Jun. 2019
  07 Jun. 2019
  24 May. 2019
  10 May. 2019
  26 Apr. 2019
  12 Apr. 2019
  29 Mar. 2019
  15 Mar. 2019
  01 Mar. 2019

  04 Aug. 2019
  18 Jul. 2019
  25 Jun. 2019
  14 Jun. 2019
  31 May. 2019
  15 May. 2019
  06 May. 2019
  25 Apr. 2019
  15 Apr. 2019
  30 Nov. 1999



Carles Sans - Articulos Prensa


Rate this Article Clic aqui si
t'agrada això

2 Estrelles
Valoracion
Clic aqui per
deixar un comentari




Cuando cumpla 100 años   11 Jul. 2019

ESTOY DESCUBRIENDO que a medida que voy avanzando en edad prefiero acercarme a gente algo más joven que yo. En este sentido, mi vida ha ido a la inversa: sin apenas darme cuenta, de joven me rodeaba de amigos mayores, fascinado por una ventaja intelectual y profesional que envidiaba. Me encantaba escuchar sus ideas, opiniones y conclusiones acerca de todas las cosas. De ellos fui obteniendo un valioso aprendizaje al que sumo, ahora, el mío propio. Y no siempre con una abnegada entrega intelectual: en ocasiones estuve en contra y contestaba sus opiniones con la insolencia de cuando se es joven. Por desgracia algunos de aquellos amigos ya no están. En estos días de verano hecho especialmente de menos a mi querido amigo Bigas Luna, con el cual pasaba unos inolvidables días en esta misma casa donde ahora estoy escribiendo estas líneas. Hablábamos, frente al mar, de todo y de nada. Bigas era una persona que le gustaba conversar y tenía una capacidad de analizar las cosas desde puntos de vista muy diversos, tanto, que al verbalizarlos parecían una butade, pero que una vez madurados, descubrías la agudeza de sus observaciones. Pero como decía, ahora me gusta estar con gente más joven que yo. Y me gusta obviar los años que nos separan. Porque una cosa es la edad cronológica, que marca el calendario y contra la que nada se puede hacer, y otra es la edad biológica que intento mantener lo más baja posible. Luego, está la edad social, que es aquella que los demás piensan que tienes. Con respecto a la biológica, hace unos días salí muy satisfecho de la consulta de mi médico, que habiendo analizado a fondo el estado general de mi salud, en sus conclusiones dijo que tenía una edad biológica 10 años por debajo de la que me correspondía. Salí de la consulta cantando y bailando como Julie Andrews en Sonrisas y Lágrimas, aunque al primer pinzamiento paré y rebajé las expectativas. En cuanto a la tercera descripción de edad, la social, procuro, dentro de mis posibilidades, mantenerla lo más aparentemente joven. Si la edad, como dicen, es una actitud, la mía procuro sostenerla en los límites de lo verosímil. No quiero ser víctima del llamado edadismo, término acuñado por la psiquiatría para referirse a la discriminación que sufren los mayores basada en los prejuicios y estereotipos respecto a su edad. En el terreno laboral es donde más se aplica esta minusvaloración de manera injusta. Hoy en día cualquier persona de más de 45 años ya tiene dificultades para encontrar una oportunidad laboral.

Todo esto viene a cuento porque hace unos días cumplí años. Estoy en ese momento de dolorosa aceptación de haber hecho un año más que engrosa la cuenta cronológica de mi antipático calendario vital. Cada aniversario me alegro de estar vivo y saludable, pero me deprimo por tener un año más y un año menos. Ahora me he propuesto no celebrar mi cumpleaños hasta cumplir la noticiable edad de los 100, como Kirk Douglas, que va por los 102. Entre tanto no llegue a esa fecha, me seguiré alegrando de estar aquí pero sin el entusiasmo que tendría si cumpliese treinta. He tenido la suerte de nacer entre una de las especies del universo animal que más años dura, pero más suerte hubiese sido de haber nacido tortuga, porque ahora todavía estaría a mitad de camino, ya que esa especie es capaz de vivir hasta los 120 años. En fin, feliz cumpleaños a quienes cumplan este verano. ¡Ah! Y caminemos todos con resignada alegría y a ritmo de tacataca hacia los adorados 100.




0 Comentaris



CURTMETRATGES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÈ ESTIC FENT ARA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Utilitza les fletxes per navegar i fes clic a la imatge per accedir a la pàgina corresponent.

     COMPARTEIX AQUESTA PÀGINA

   VOLS DEIXAR UN COMENTARI?
Si estàs enregistrat amb tricicle.com, escriu el teu email i contrasenya per deixar un comentari. Si no estàs enregistrat, enregistra't ara!

Aqui el teu email
i aqui la contrasenya

» Has oblidat la contrasenya?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com