tricicle logo

castellano
català
english

Accés
Usuaris
Enregistrats

donde estoy? on estic?  »  canal Carles  »  

ARTICLES 'EL MUNDO'


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'

Bio Carles Sans
Balls del Mon
Hotel Room


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'


Rate this Article Clic aqui si
t'agrada això

12 Estrelles
Valoracion
Clic aqui per
deixar un comentari




Me dan pena   19 Feb. 2019

Si bien los políticos en su esencia son una extensión de la ciudadanía que los vota, también en teoría deben ser un ejemplo de educación y comportamiento porque muchos se reflejan en su proceder y en sus palabras. Ya desde hace unos años la política se ha ido embruteciendo; la elegancia y la educación entre políticos se ha ido malogrando hasta tal extremo que se acepta como normal algo que en realidad es una inaceptable anomalía: el insulto. Desde aquel «A la mierda, joder» del fallecido Labordeta hasta los interminables insultos que se profieren hoy dentro y fuera del Congreso de los Diputados, han pasado unos cuantos años en los que en España se ha ido tensando la crispación política.

Ahora a Albert Rivera no le importa llamar «capullo» o «gilipollas» a Pablo Iglesias, como no les importa a los republicanos catalanes llamar «fascistas» a la derecha y esta responderles con la calificación de «golpistas». «Imbécil» y «canalla» fue lo más bonito que oyó Joan Coscubiela en el Congreso cuando se debatía el caso Bárcenas y ahora hemos llegado a la cima del insulto por acumulación. El traidor, felón, ridículo, desleal, ególatra, incapaz, mediocre e incompetente de Pablo Casado a Pedro Sánchez ha alcanzado la cima y la desproporción de lo que debe esperarse entre quienes, si bien son oponentes por tener ideas dispares, deberían ser cívicas y educadas por estar representando a muchas personas que sin duda no aprobamos ese lenguaje. El argumentario y la persuasión han de ser las armas principales de un buen político. Una cosa es abochornar de una manera elegante y otra es el burdo insulto que se utiliza.

Y si no miren: payaso, fascista, caradura, homófobo, mamarracho, demagogo, mafioso, mierdas, infecto, gánster, gilipollas, palmera, imbécil, mezquino o miserable… Todos son ofensas que se han oído entre las cuatro paredes del Congreso. ¿No sería mejor tirar de la fina ironía, de la dialéctica incisiva y disimulada, del argumento rico en razones y vacío de agravios? Hoy, entre todos, han conseguido bajar el listón hasta su entierro. Me dan mucha pena.




0 Comentaris



CURTMETRATGES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÈ ESTIC FENT ARA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Utilitza les fletxes per navegar i fes clic a la imatge per accedir a la pàgina corresponent.

     COMPARTEIX AQUESTA PÀGINA

   VOLS DEIXAR UN COMENTARI?
Si estàs enregistrat amb tricicle.com, escriu el teu email i contrasenya per deixar un comentari. Si no estàs enregistrat, enregistra't ara!

Aqui el teu email
i aqui la contrasenya

» Has oblidat la contrasenya?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com