tricicle logo

castellano
català
english

Accés
Usuaris
Enregistrats

donde estoy? on estic?  »  canal Carles  »  

ARTICLES 'EL MUNDO'


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'

Bio Carles Sans
Balls del Mon
Hotel Room


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'


Rate this Article Clic aqui si
t'agrada això

143 Estrelles
Valoracion
Clic aqui per
deixar un comentari




El último bolo de Tricicle   10 Dec. 2019

El pasado sábado 7 de diciembre terminamos nuestra gira por Andalucía, y lo que es más importante, dejamos caer un imaginario telón que daba por acabado el último bolo de la historia de Tricicle. Fueron dos funciones de HITS llenas hasta el último palco en el Gran Teatro de Córdoba. Los calurosos aplausos de un público puesto en pie nos despedían con el cariño habitual de tantos años de fidelidad. Hablo del público de Córdoba, pero podría hablar del de cualquier lugar de España.

A pesar de ese incondicional apoyo, gracias al cual hemos resistido 40 años de largas giras, poco a poco nos hemos ido cansando. Las interminables horas de espera a que llegue la función del día siguiente iba desgastando un entusiasmo que a la hora de la función volvía a resurgir. A partir del 23 de enero nos quedarán dos meses y medio de teatro en el Coliseum de Barcelona. Después, diremos el definitivo hasta siempre.

Alguien dijo que la memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados. Así que el sábado, mientras observaba al público de Córdoba puesto en pie, me dije a mí mismo que debía recordar ese momento como muestra de tantos otros vividos durante tantos años. Han sido muchas las vivencias pasadas, muchos los amigos y las personas conocidas. Hoy me acuerdo de Pepe, el portero de la Sala Cadarso, nuestro primer teatro en Madrid, que nos esperaba nervioso en la calle, frente a la puerta del teatro, sufriendo porque decía que siempre llegábamos tarde. Nos reñía y sonreía a la vez. Me acuerdo de Ángel Alonso, el primer empresario que nos dio la oportunidad de actuar en la Sala Villarroel de Barcelona. Del enorme éxito vivido en el Teatro Martín de Madrid en plena Movida de los 80, cuyo empresario nos contaba que un día apuntó con una pistola al mismísimo Lou Reed, al cual había contratado y que, drogado hasta las cejas, se negaba a cantar. A la familia Fayos del teatro Olympia de Valencia, donde trabajaba un técnico, Gerardo, cuya especialidad era cazar conejos con arco y unas flechas que él mismo fabricaba. Recuerdo nuestro estupor la primera vez que nos topamos con unos conejos sangrantes colgando de un gancho justo al lado del camerino donde nos preparábamos. Recordaremos a la familia Ferragut del Auditori de Palma, cuyo patriarca nos invitaba año tras año a comer para explicarnos con todo detalle el diseño acústico de la sala. Han sido muchos teatros, y sin embargo, gracias a los equipos técnicos que hemos tenido, siempre ha parecido el mismo. La perfección del montaje y la pulcritud de un buen trabajo han hecho que todo funcionase perfectamente. A ellos hemos de agradecer habernos hecho fácil lo que a veces parecía complicado.

Echaremos de menos las miles y miles de manos que hemos estrechado en cada vestíbulo de tantos teatros en los que nos hemos despedido después de la función. Manos duras y blandas, suaves y ásperas, grandes y pequeñas. Manos de un público que nos ha agradecido el detalle de decirles adiós personalmente. Lo que no saben es que han sido ellos quienes nos han dado la increíble oportunidad de conocerlos y de saber que detrás de cada persona hay una historia. Algunas muy emotivas. Se acabaron los bolos.

Se acabaron las largas esperas en una habitación de hotel y los restaurantes a los que hemos sido fieles y en los que hemos sido tratados como amigos. Se acabaron los aviones y los kilometrajes nocturnos para dormir en casa. Se acabaron las giras internacionales que nos han llevado por todo el mundo: Tokio, Chicago, Nueva York, Londres, París, Buenos Aires y muchas otras en las que hemos vivido anécdotas que un día habrá que contar. Y se acabó compartir, por pequeño que fuera, el mismo camerino.

El tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar. Nosotros lo hemos gastado de la mejor manera posible. Un tiempo entre tres amigos que siendo jóvenes no imaginaron jamás que el teatro y el humor les unirían por 40 años. Ahora, nos tomaremos un tiempo para darnos cuenta de lo que hemos tenido. Todo ha sido muy bonito gracias a nuestro talento y también al impecable equipo humano que nos ha acompañado durante tantos años: Pilar, Pere, Elena, Silvia… Todos hemos crecido juntos y alcanzado lo más difícil: ser queridos y respetados por nuestro público.




0 Comentaris



CURTMETRATGES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÈ ESTIC FENT ARA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Utilitza les fletxes per navegar i fes clic a la imatge per accedir a la pàgina corresponent.

     COMPARTEIX AQUESTA PÀGINA

   VOLS DEIXAR UN COMENTARI?
Si estàs enregistrat amb tricicle.com, escriu el teu email i contrasenya per deixar un comentari. Si no estàs enregistrat, enregistra't ara!

Aqui el teu email
i aqui la contrasenya

» Has oblidat la contrasenya?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com