tricicle logo

castellano
català
english

Accés
Usuaris
Enregistrats

donde estoy? on estic?  »  canal Carles  »  

ARTICLES 'EL MUNDO'


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'

Bio Carles Sans
Balls del Mon
Hotel Room

  11 Jul. 2019
  11 Jul. 2019
  20 Jun. 2019
  14 Jun. 2019
  30 May. 2019
  15 May. 2019
  15 Apr. 2019
  18 Mar. 2019
  28 Feb. 2019
  30 Nov. 1999

  26 Jun. 2020
  12 Jun. 2020
  13 Mar. 2020
  28 Feb. 2020
  14 Feb. 2020
  31 Jan. 2020
  17 Jan. 2020
  03 Jan. 2020
  20 Dec. 2019
  06 Dec. 2019

  07 Jul. 2020
  26 Jun. 2020
  03 Mar. 2020
  12 May. 2020
  26 May. 2020
  09 Jun. 2020
  01 Apr. 2020
  28 Apr. 2020
  17 Apr. 2020
  17 Mar. 2020



Carles Sans - Articulos 'El Mundo'


Rate this Article Clic aqui si
t'agrada això

247 Estrelles
Valoracion
Clic aqui per
deixar un comentari




Roma: Maravillosa decadencia   16 Feb. 2006

Sobre la ciudad de Roma.

Hemos actuado dos semanas en Roma, representando SIT en el Teatro Olímpico. En ese tiempo he profesado el gusto por lo viejo, en contraposición a lo moderno. Una percepción adquirida en días en los que la vejez se me ha presentado como extraordinaria y portentosa antigüedad.
He dicho siempre que no hay nada como conocer las ciudades de otros países mientras se está trabajando en ellas. Nunca me ha gustado visitar lugares como turista. Lo he hecho y la verdad es que no tiene punto de comparación. Ustedes se preguntarán en qué consiste la diferencia; muy sencillo: en la mentalidad que te acompaña durante tu estancia en el lugar. Si uno hace turismo siente la necesidad de divertirse y debe esforzarse para conseguirlo. Permanentemente hay que programar actividades para que no decaiga la excitación de un viaje denominado de placer. Sin embargo, cuando uno está una temporada trabajando en un lugar, no siente esa necesidad. Trabajando, se vive de manera similar a como lo hacen los lugareños: te preocupas por encontrar, sin prisas, lugares habituales que frecuentar (el bar del café de las mañanas, el quiosco donde comprar diariamente la prensa, la farmacia, etc.). Te mezclas con la gente y no con los turistas que se ven empujados a visitar lo que dictan las guías de viaje.
No era mi primera vez en Roma, pero sí la ocasión en que he dispuesto de más tiempo para disfrutarla. Roma sigue como siempre. Es la ciudad que no envejece porque siempre ha sido vieja, maravillosamente decadente: exhibe las arrugas más deseadas del mundo.
Caminar por ella es adorable y a la vez incómodo: hay decenas de calles sin aceras por las que transitar y suelos empedrados irregularmente dificultan el paso. Uno ha de sortear obstáculos mientras admira, boquiabierto, infinidad de monumentos desconchados de ese siena inimitable que pinta la ciudad de un único color y sus mil tonos a la vez. A todas las ciudades el sol les favorece; a Roma la embellece como a ninguna. ¡Cómo son las sombras que se proyectan por las callejas del Trastevere! ¡Cómo relucen las vidrieras de sus templos!
En Roma se come de manera tradicional, porque en eso tampoco ha querido cambiar. He disfrutado en todos aquellos restaurantes clásicos rayanos al caduco, de esos que la fiebre catalana del diseño no les hubiese tolerado, ni por un instante, esa pátina demodé que atesoran como recordatorio de que son lugares de toda la vida. ¡Qué pocos nos quedan de ésos en Barcelona!
Otra maravilla sin tocar: la embajada de España en la Santa Sede. Una joya que se conserva como la más antigua del mundo. Ningún país dispone de una embajada que lo ha sido desde hace más de 400 años. Una preciosidad que nos mostró el reciente embajador, Jorge Dezcallar, y que contribuye a engrandecer la riqueza de esa Roma envidiable y evocadora.
Acabaría diciendo: vayan a trabajar a Roma, pero sería una banalidad, por mi parte; así que les digo: visítenla, aunque sea de turista, porque ahora está más vieja y bella que nunca.




0 Comentaris



CURTMETRATGES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÈ ESTIC FENT ARA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Utilitza les fletxes per navegar i fes clic a la imatge per accedir a la pàgina corresponent.

     COMPARTEIX AQUESTA PÀGINA

   VOLS DEIXAR UN COMENTARI?
Si estàs enregistrat amb tricicle.com, escriu el teu email i contrasenya per deixar un comentari. Si no estàs enregistrat, enregistra't ara!

Aqui el teu email
i aqui la contrasenya

» Has oblidat la contrasenya?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com