tricicle logo

castellano
català
english

Acceso
Usuarios
Registrados

donde estoy? ¿dónde estoy?  »  canal Carles  »  

ARTÍCULOS PRENSA


Carles Sans - Articulos Prensa

Bio Carles Sans
Bailes del Mundo
Hotel Room


Carles Sans - Articulos Prensa


Rate this Article Click aquí si te
gusta esto

1 Estrellas
Valoracion
Click aquí para
dejar un comentario




Aquí nadie cambia de opinión   21 Nov. 2018

ME ESTOY cansando de querer convencer de cualquier asunto a quienquiera que sea. Esta fue una frase con la que me sorprendí a mí mismo al decírsela a alguien con quien comentaba que, al parecer, los argumentos propios en los debates son más razonables que los de otros, que son los equivocados. No sé si es una sentencia precipitada o levemente reflexionada, pero lo que manifiesta es el cansancio acumulado por intentar convencer a personas que piensan de manera distinta a la nuestra y que no están dispuestas a modificar su opinión por muchos argumentos que les des. Es posible también que mi capacidad de convicción sea escasa o que mis argumentos sean tan endebles que no convenzan a nadie, evidentemente; pero hay algo que está claro, que las personas tenemos una tara y es la de creer que todo aquello que pensamos es lo correcto.

Vacilar o dudar son sinónimos prohibidos para aquellos que no se permiten titubear porque representa un síntoma de debilidad, una falta de solidez argumental que nadie con criterio puede permitirse. No digo que por el hecho de escuchar uno ya deba modificar sus criterios; está claro que si una argumentación no nos convence no debemos variar ni un ápice. También dependeremos del grado de educación de los implicados en el debate, sean estos más o menos correctos, más o menos respetuosos o chillones. Supongo que como ustedes, en este sentido he vivido experiencias de todos los colores.

A mí siempre me ha gustado debatir sobre cualquier cosa, pero con los años, me resulta agotador tener que defender una postura para que al final sirva de bien poca cosa. Las personas se forman una idea y con ella se quedan. Por ejemplo, en política, somos tan celosos de nuestras convicciones que la gran mayoría leemos la prensa que coincide con nuestras ideas, y vemos y oímos programas de radio y televisión que dicen lo que nosotros queremos oír. Solo los que están dispuestos a dudar de sus propios criterios tienen la posibilidad, de repente, de poder modificar sus ideas. Pero estos escasean y son mal vistos.

Observemos cómo los periodistas que se dedican a las tertulias políticas en radio o televisión no suelen variar sus opiniones a pesar de la evidencia de algunos hechos. Al final, los propios programas dividen interesadamente sus mesas de debate entre quienes ven las cosas bajo diferentes prismas. A ningún programa le interesa tener opinadores que estén de acuerdo a la primera. Se fomenta la discusión por la discusión y ese sistema se ha trasladado a la calle y a las casas. Ya da igual lo que se debata, lo que importa es no estar de acuerdo y ganar en la batalla dialéctica en pos de demostrar quién argumenta mejor. Hace unos días se debatía en La Sexta acerca de los tejemanejes del PP con el asunto del chófer de Bárcenas. Parece imposible que nadie pueda defender la conducta que han tenido algunos de este partido durante tantos años. Pues bien, los tertulianos afines a la derecha, en lugar de mostrar su decepción hacia el Partido Popular, se dedicaban a sacar la mierda de los demás partidos, probablemente pensando que lo hecho por el PP quedaría entre el mal de muchos como argumento para tontos.

Si saber escuchar ya es difícil, saber rectificar parece imposible. Por este motivo he decidido dejar de convencer. Ante discusiones entre amigos, expreso lo mío para que no se diga que carezco de opinión, sin pretender nada más, y dejo que los demás me rebatan sin más pretensión que la de charlar un rato. Pero punto.




0 Comentarios



CORTOMETRAJES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÉ ESTOY HACIENDO AHORA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Usa las flechas para navegar y pulsa en la imagen para acceder a la página correspondiente.

     COMPARTE ESTA PÁGINA

   ¿QUIERES DEJAR UN COMENTARIO?
Si estás registrado con tricicle.com, escribe tu email y contraseña para dejar un comentario. Si no estás registrado, ¡regístrate ahora!

Escribe aqui tu email
y aqui tu clave

» ¿Has olvidado tu contraseña?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com