tricicle logo

castellano
català
english

Acceso
Usuarios
Registrados

donde estoy? ¿dónde estoy?  »  canal Carles  »  

ARTÍCULOS 'EL MUNDO'


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'

Bio Carles Sans
Bailes del Mundo
Hotel Room

  11 Jul. 2019
  11 Jul. 2019
  20 Jun. 2019
  14 Jun. 2019
  30 May. 2019
  15 May. 2019
  15 Apr. 2019
  18 Mar. 2019
  28 Feb. 2019
  18 Feb. 2019

  26 Jun. 2020
  12 Jun. 2020
  13 Mar. 2020
  28 Feb. 2020
  14 Feb. 2020
  31 Jan. 2020
  17 Jan. 2020
  03 Jan. 2020
  20 Dec. 2019
  06 Dec. 2019

  07 Jul. 2020
  26 Jun. 2020
  09 Jun. 2020
  26 May. 2020
  12 May. 2020
  28 Apr. 2020
  17 Apr. 2020
  01 Apr. 2020
  17 Mar. 2020
  03 Mar. 2020



Carles Sans - Articulos 'El Mundo'


Rate this Article Click aquí si te
gusta esto

288 Estrellas
Valoracion
Click aquí para
dejar un comentario




Escuchar puede ser el mejor argumento   10 May. 2007

Matrimonio. Separaciones. Depresión.

Tengo un amigo deprimido porque se acaba de separar de su mujer.Y no es para menos: separarse supone un trauma para cualquiera.Aunque muchos casados y casadas digan que su matrimonio durará hasta que un día se acabe, no nos engañemos: todo el mundo se casa pensando en que va a ser para mucho tiempo. De modo que, cuando llega el fatídico momento de la separación, el contratiempo es doloroso.
Este amigo me llamó un sábado por la tarde para decirme que necesitaba compañía ¿Para qué están los amigos?, le contesté. Dejé El hombre lento de Coetzee sobre la mesa, y me fui a verle.
Me abrió la puerta abatido y enfundado en una camiseta negra con un Piolín muy desgastado que me miraba con esos ojos abiertos como diciéndome: «¡Bienvenido al marrón!». Le seguí por el pasillo mientras cavilaba cómo arrancar con un discurso que le diese a Nicolás -le he cambiado el nombre por razones obvias- una pizca de esperanza.
Me invitó a sentarme frente al sofá en el que, probablemente, vivía tumbado y me dijo: «Estoy hecho una mierda».
Lo hizo con tal rotundidad, que se me antojó ridículo pedirle que se mantuviese esperanzado. Es obvio que «esperanza» y «esperar» comparten la misma raíz, y también lo es que el pobre Nicolás había esperado suficientemente para perder toda esperanza de reconciliación. Así que me saqué de la manga una frase atribuida a Séneca, que dice: «Cuando ya no se tienen esperanzas es cuando no hay que desesperar de nada». Me respondió con un leve movimiento de hombros y arrancó a hablar durante horas.
Nicolás habló sin parar de su separación. Al principio de su explicación, intenté interrumpirle varias veces para matizar, añadir o discutir algún aspecto de lo que me estaba exponiendo, pero me fue imposible. Estuvo permanentemente lanzando frases rotundas y conclusiones arbitrarias, llenas de reproche y de rencor (curiosamente, hacia sí mismo). Y yo no pude replicarle nada.
Me quedé toda la tarde escuchándole con atención, moviendo la cabeza en sentido afirmativo porque reparé que lo que de mí buscaba no eran ni consejos ni polémicas, ni mucho menos condolencias, sino alguien con quien poder desfogarse, y nada más. Nicolás no buscaba la solución en mí, la buscaba a través de mí. Sin que aparentemente él se diera cuenta, se había hecho tarde y la habitación se había quedado a oscuras. La casa estaba más triste y lúgubre que antes. Aprovechando que hizo una pausa para respirar, me disculpé y le dije que debía marcharme.
Me condujo hasta la puerta al tiempo que iba encendiendo las luces de la casa. Poco antes de abrazarme me dijo: «Sé lo que vale el que me hayas regalado tu tarde de sábado, y sé que apenas te he dejado hablar, porque era a mí a quien quería oír. Me has sido de mucha ayuda y te lo agradezco de corazón».
Regresé a mi casa algo confuso, y pensé que en ciertas ocasiones no resulta necesario llegar con soluciones bajo el brazo, que basta con escuchar mientras el otro se cerciora de los errores que haya podido cometer.

 




0 Comentarios



CORTOMETRAJES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÉ ESTOY HACIENDO AHORA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Usa las flechas para navegar y pulsa en la imagen para acceder a la página correspondiente.

     COMPARTE ESTA PÁGINA

   ¿QUIERES DEJAR UN COMENTARIO?
Si estás registrado con tricicle.com, escribe tu email y contraseña para dejar un comentario. Si no estás registrado, ¡regístrate ahora!

Escribe aqui tu email
y aqui tu clave

» ¿Has olvidado tu contraseña?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com