tricicle logo

castellano
català
english

Acceso
Usuarios
Registrados

donde estoy? ¿dónde estoy?  »  canal Carles  »  

ARTÍCULOS 'EL MUNDO'


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'

Bio Carles Sans
Bailes del Mundo
Hotel Room

  11 Jul. 2019
  11 Jul. 2019
  20 Jun. 2019
  14 Jun. 2019
  30 May. 2019
  15 May. 2019
  15 Apr. 2019
  18 Mar. 2019
  28 Feb. 2019
  18 Feb. 2019

  26 Jun. 2020
  12 Jun. 2020
  13 Mar. 2020
  28 Feb. 2020
  14 Feb. 2020
  31 Jan. 2020
  17 Jan. 2020
  03 Jan. 2020
  20 Dec. 2019
  06 Dec. 2019

  07 Jul. 2020
  26 Jun. 2020
  09 Jun. 2020
  26 May. 2020
  12 May. 2020
  28 Apr. 2020
  17 Apr. 2020
  01 Apr. 2020
  17 Mar. 2020
  03 Mar. 2020



Carles Sans - Articulos 'El Mundo'


Rate this Article Click aquí si te
gusta esto

44 Estrellas
Valoracion
Click aquí para
dejar un comentario




Se llamaban "subprime"   21 Jan. 2016

HASTA HOY el ciudadano de a pie, el que no sabe  de grandes números ni de mercados internacionales ni de fluctuaciones bursátiles, sino únicamente de sus debes y haberes, se lame las heridas de las consecuencias de pertenecer a un mundo global  cuya disparatada economía financiera ha sido capaz de acabar con sus ahorros y el de millones de familias en Europa, y en particular en España, esa misma España que, según palabras del entonces presidente Aznar, iba bien. Aquella España eufórica de los años  noventa del siglo pasado y de principios de éste, que ataba los perros con longanizas, nos explotó en la cara  en 2008 cuando un banco americano, afectado por una grave  crisis provocada por unos  créditos de los que la mayoría de nosotros no había oído hablar nunca, se fuese  a la quiebra. Se llamaban subprime. Lehman Brothers se declaraba en quiebra formando un tsunami financiero, el más grande de la historia, que llegaría hasta nosotros con una fuerza devastadora.

Lo que  pasó  después lo sabemos todos: ocho años  de recesión, de pérdida del poder de adquisición y la caída  del empleo por par- te de una clase media, que, como siempre, es la que sufre de manera más cruel  la presión fiscal. De aquellos polvos,  esos lodos.  Aún reptamos por entre la incertidumbre de saber cómo se sale adelante con una tasa de desempleo de más de cuatro millones de personas.
A pesar de que el último informe del FMI habla de mejores previsiones para el próximo año, la economía global  nos avisa de una posible tormenta, esta vez procedente del gigante chino, una nueva amenaza de descalabro económico que nos acecha. Sería como si alguien hundiera aún más el barco cuando empezábamos, al fin, a atisbar la orilla.

A raíz de un informe que ha hecho público Intermón Oxfam, organización compuesta por una panda de pijos de ciudad, según el di- rector de La Razón, estos  días se ha sabido que la desigualdad en el mundo es cada vez mayor. Los ricos se han hecho más ricos durante estos  años  de penuria. Según Oxfam, el patrimonio de las grandes fortunas ha subido un 15%, mientras que a los mindundis se les reduce el salario un 22%. Por si eso no fuera suficiente, en dicho informe se desvela que 17 de las 35 empresas del IBEX no paga en España el impuesto de sociedades. Con datos así no sé de cómo algunos se extrañan de que la izquierda radical suba  como la es- puma. Poco me parece. Si además rematamos nuestra indignación con la noticia de que la fuga de capital español a paraísos fiscales creció un 2.000% en 2014, pues  ya me dirán si no es para que los radicales y los que no lo somos no nos coja un cabreo descomunal y pidamos a gritos que de una vez por todas se prohíban dichos paraísos.

Y es que no funciona algo del sistema. La idea de progreso va coaligada a la del bienestar de la sociedad; algo que, al parecer, estamos cada  vez más lejos de conseguir. Ni todos hemos de ser millonarios, ni la mayoría ha de ser pobre. El objetivo sería una clase media acomodada, que es a lo que se iba antes de que el avaricioso tsunami nos ahogara a casi todos.

Los trabajadores, la gente normal, la que no posee el poder de variar la política financiera  de un país, se siente desprotegida, frágil e impotente ante  maniobras articuladas por los grandes bancos y las potentes corporaciones. Ya ningún trabajador que haya  sufrido esta crisis volverá a sentirse seguro. Hemos aprendido que no dependemos de nosotros mismos sino de un sistema que dicta  el día a día.




0 Comentarios



CORTOMETRAJES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÉ ESTOY HACIENDO AHORA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Usa las flechas para navegar y pulsa en la imagen para acceder a la página correspondiente.

     COMPARTE ESTA PÁGINA

   ¿QUIERES DEJAR UN COMENTARIO?
Si estás registrado con tricicle.com, escribe tu email y contraseña para dejar un comentario. Si no estás registrado, ¡regístrate ahora!

Escribe aqui tu email
y aqui tu clave

» ¿Has olvidado tu contraseña?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com