tricicle logo

castellano
català
english

Acceso
Usuarios
Registrados

donde estoy? ¿dónde estoy?  »  canal Carles  »  

ARTÍCULOS 'EL MUNDO'


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'

Bio Carles Sans
Bailes del Mundo
Hotel Room

  11 Jul. 2019
  11 Jul. 2019
  20 Jun. 2019
  14 Jun. 2019
  30 May. 2019
  15 May. 2019
  15 Apr. 2019
  18 Mar. 2019
  28 Feb. 2019
  18 Feb. 2019

  26 Jun. 2020
  12 Jun. 2020
  13 Mar. 2020
  28 Feb. 2020
  14 Feb. 2020
  31 Jan. 2020
  17 Jan. 2020
  03 Jan. 2020
  20 Dec. 2019
  06 Dec. 2019

  07 Jul. 2020
  26 Jun. 2020
  09 Jun. 2020
  26 May. 2020
  12 May. 2020
  28 Apr. 2020
  17 Apr. 2020
  01 Apr. 2020
  17 Mar. 2020
  03 Mar. 2020



Carles Sans - Articulos 'El Mundo'


Rate this Article Click aquí si te
gusta esto

43 Estrellas
Valoracion
Click aquí para
dejar un comentario




La Juventud. La giovinezza   18 Feb. 2016

HE VISTO la última película de Sorrentino, Youth; aunque mí me gusta más su título original, La giovinezza, porque el italiano tiene la facultad de hacer bellas todas las palabras. Aquí en España se titula  La juventud. Para aquellos que no estén al corriente, se trata de la última película del director de La gran belleza, una joya estrenada en 2013 y que, entre otros significativos premios, se hizo con el Óscar al mejor filme de habla no inglesa.

Muchos la recordarán como una película extrañamente bella, cuyas  decadentes y persuasivas imágenes quedaron impresas en la retina de sus defensores, en contrapartida a la de sus detractores, que los hubo. El cine de Sorrentino, gustará o no, pero  tiene  la cualidad de no dejar indiferente. Es un cine que propone dejarse llevar,  recreado de belleza y repleto de interrogantes tramposos, para unos, y profundamente reflexivos para otros.

En La giovinezza hay mucho de Fellini, como ya lo había en la anterior. Es difícil la papeleta de mantener el nivel de la primera, y así La Giovinezza no posee la fuerza que le imprimía un personaje como aquel Jep Gambardella, magistralmente interpretado por Toni Servillo; pero  sigue  aportando el discurso personal de Sorrentino, pomposo a ve- ces, y bajo una apariencia que puede parecer pretenciosa, y en la que, sin embargo, hay mucha verdad; una verdad que ya se exhibía en la oscarizada La gran belleza y que ahora muestra con  exquisita sensibilidad en  la amistosa relación de dos ancianos, un director de orquesta retirado y un cineasta en horas bajas, que pasan sus vacaciones en un balneario situado en el corazón de los Alpes suizos, acompañados por un grupo de clientes adinerados y decadentes sometidos a di- versos tratamientos de salud.

La pareja, amigos de toda la vida, se hacen compañía mientras combaten las tediosas jornadas de hotel,  con paseos entre prados pacidos por vacas  de exasperante quietud. Dos entrañables observadores en sus horas de comedor, en cuyas  mesas se sientan extraños en permanente silencio, sujetos que con- forman el coro sin voz de una tragedia encabezada por los personajes soberbiamente interpretados por Harvey Keytel  y Michael Caine. Muy buena interpretación, también, la de Rachel Weisz,  que representa a la hija del músico cuyo desgarro amoroso la llevará a sentirse más derrotada que su propio padre. De entre los clientes destaca el persona- je que interpreta a un actor que prepara el papel de su próxima película, y la bella Miss Universo, que protagoniza una de las secuencias más desalentadoras en un jacuzzi en el que se baña desnuda ante  la mirada de los dos pasmados ancianos. ¡Cuánta belleza y cuánta impotencia!

La giovinezza muestra el espeso universo que envuelve a quienes transitan por aquel mundo que se acaba. Es una película que nos invita a reflexionar sobre el declive  de quienes deploran envejecer. Seres embarrados por el ineludible ocaso de la vejez.

Tras el visionado de La giovinezza, mi natural propensión a pensar en lo deprimente que resulta la vejez lamentablemente ha ido a más. La película no es un canto a la vida, sino a la muerte; si bien en la última secuencia, de entre tanto escombro de lujo, renace un haz de esperanza, que lo interpreté más como una concesión final que como una posibilidad real.

Les recomiendo que la vean.  Es probable que no tenga razón y que vean  positivismo donde yo veo adversidad. En cualquier caso, les aseguro que no sentirán haber perdido el tiempo…  solo habrá pasado. Y con ello, eso sí, habrán envejecido un poco.




0 Comentarios



CORTOMETRAJES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÉ ESTOY HACIENDO AHORA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Usa las flechas para navegar y pulsa en la imagen para acceder a la página correspondiente.

     COMPARTE ESTA PÁGINA

   ¿QUIERES DEJAR UN COMENTARIO?
Si estás registrado con tricicle.com, escribe tu email y contraseña para dejar un comentario. Si no estás registrado, ¡regístrate ahora!

Escribe aqui tu email
y aqui tu clave

» ¿Has olvidado tu contraseña?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com