tricicle logo

castellano
català
english

Acceso
Usuarios
Registrados

donde estoy? ¿dónde estoy?  »  canal Carles  »  

ARTÍCULOS 'EL MUNDO'


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'

Bio Carles Sans
Bailes del Mundo
Hotel Room


Carles Sans - Articulos 'El Mundo'


Rate this Article Click aquí si te
gusta esto

67 Estrellas
Valoracion
Click aquí para
dejar un comentario




Sin palabras   19 Jun. 2018

Estos días he observado con atención el comportamiento gestual de algunos de los ministros y las  ministras en el solemne acto de su prometimiento de funciones, y me ha parecido interesante, tal vez por deformación profesional, observar cómo algunos de sus gestos denotaban las  emociones que llevaban dentro. Los resoplidos del segundo nuevo ministro de Cultura y Deporte, azorado por tanta expectación el  día de su toma de posesión, me parecieron incluso tiernos. Aquello parecía sobrepasarle, por nuevo, me imagino.

Llevo muchos años estudiando el gesto, ese lenguaje rico e interesantísimo que empleamos para  comunicarnos y que nos ayuda a expresarnos en cosas tan importantes como los sentimientos. Dentro de un gesto hay emoción, como la que seguramente había ese día en el ministro José Guirao. Más allá de un modo de expresión idioma subsidiario, el gesto es un por sí mismo. En la combinación entre ambos está la manera más completa y más exhaustiva de la expresión humana.

A VECES lamento que no se hable más de nuestra riqueza gestual. Desde pequeños nos enseñan a hablar y, sin embargo, nadie nos enseña a gesticular, el gesto lo aprendemos mediante la observación a nuestros mayores y también de una manera espontánea y natural, pues posiblemente llevemos en nuestro ADN gestos inherentes a la cultura a la que pertenecemos. Miren si no: ningún padre ha de contarle a su hijo que para negar algo sin decir palabra debe mover de forma repetida la cabeza a derecha y a izquierda. Y, simplemente, desde temprana edad, cuando no deseamos algo retiramos la cabeza o bien negamos con ella para rechazar lo que no nos gusta.

Tal vez la ternura que me proporcionaron los gestos de asombro y nerviosismo del ministro vinieron de ver que cuando nos expresamos sin palabras, somos más sinceros que cuando nos enmascaramos detrás de ellas. El gesto nos delata, la palabra nos encubre. Y no quiero acabar sin hacer hincapié en el más maravilloso y sutil de los gestos: el de la mirada. Decía Mario Benedetti: «No sé ni tu nombre, solo sé la mirada con que me lo dices».




0 Comentarios



CORTOMETRAJES

Polvo Eres 1997

David 1995

Quien mal anda mal acaba 1993

A la Mañana Siguiente

La Casa del Terror



     QUÉ ESTOY HACIENDO AHORA?
FlashNifties Flash Slideshow

Oops!

It looks like you don't have flash player 6 installed. Click here to go to Macromedia download page.


Usa las flechas para navegar y pulsa en la imagen para acceder a la página correspondiente.

     COMPARTE ESTA PÁGINA

   ¿QUIERES DEJAR UN COMENTARIO?
Si estás registrado con tricicle.com, escribe tu email y contraseña para dejar un comentario. Si no estás registrado, ¡regístrate ahora!

Escribe aqui tu email
y aqui tu clave

» ¿Has olvidado tu contraseña?

Tricicle Business
Tricicle Companyia Teatral S.L.
Passeig de Gràcia, 20 1r 2a
08007 Barcelona
Tel. + (34) 93 317 4747
Fax. + (34) 93 318 0806
Email tricicle@tricicle.com